_MG_2337

Un sencillo paseo a pie o en bicicleta,  una vista magnífica, la paleta cálida de un atardecer, un picnic familiar a orillas de un arroyo, sestear a la sombra de un árbol centenario… Todas estas cosas pueden refrescar el espíritu como nada más lo puede hacer.

Disfrutar de un tiempo de ocio al aire libre es una de las mejores formas de conectar con la naturaleza y con nosotros mismos.